para ir al Face, píkale aquí

18.5.10

Gracias a los zapatistas

Hermann Bellinghausen


Los pueblos indígenas de México se hicieron visibles el Año Nuevo de 1994, y obligaron a escuchar al país entero gracias al legendario ya basta” de los zapatistas cuando le dieron una vuelta de tuerca a la historia, se alzaron en armas y dijeron aquí estamos. Nunca antes los pueblos indígenas del país, sus demandas y manifestaciones civilizatorias tomaron el centro del debate nacional. La sociedad nacional supo que había mucho que aprender de los pueblos indios. Los de ascendencia maya y todos los demás.

Gracias a los zapatistas, en la izquierda desmoronada tras el colapso del muro de Berlín renació algo más que una esperanza. México y otros países dieron a luz una generación de activistas y pensadores sociales expuestos a nuevas ideas de liberación y democracia, y nuevas formas de expresar las viejas buenas ideas.
Los indígenas se volvieron extrovertidos, dejaron de pedir, determinados a exigir y resistir. El epicentro de su onda expansiva fue la recuperación de las tierras acaparadas por finqueros y ganaderos que despreciaban a los pueblos, y a sus peones, acasillados o no. Ya bullía un despertar histórico de los pueblos mayas en Chiapas cuando, gracias a los zapatistas, miles de familias indígenas ocuparon la tierra para ocuparse de ella. Se habla de 700 mil hectáreas. Buena parte benefició a los que no eran zapatistas; mas, gracias a su movimiento, los pueblos rebeldes, en particular en la selva Lacandona, al fin tuvieron donde crecerse y vivir bien, con dignidad. México descubrió que la dignidad es un atributo profundo de nuestros pueblos. Por una vez, el vergonzante racismo mexicano chocó de frente con el espejo.
Los zapatistas han dicho, desde el principio, las cosas por su nombre. “Nos enseñaron a hablar con la realidad”, admitió alguna vez Carlos Monsiváis. Momentos culminantes, como la comandanta Esther hablando al Congreso y al país, imprimieron en la conciencia nacional la legitimidad indeleble de las exigencias indígenas y la transformación revolucionaria de sus mujeres.
Gracias a los zapatistas, el concepto latinoamericano de guerrilla –y su larga cauda de dolor– dio paso a algo nuevo, y a la vez tan viejo como la civilización: un ejército campesino. Éste, comprometido con la vida, sus pueblos y la liberación nacional desde una insospechada lucidez. Mientras, la sociedad civil se percataba de su propia existencia.
Han demostrado que las paradojas son una forma inquietante de decir la verdad: para todos todo, nada para nosotros/mandar obedeciendo/buen gobierno/un mundo donde quepan muchos mundos/un ejército destinado a dejar de ser ejército. La suya ha sido una sólida paz armada, también inédita y casi milagrosa, pues ocurre sitiada y combatida con “baja intensidad” por la masiva fuerza de ocupación militar del gobierno federal.

Gracias a los zapatistas, por ejemplo, ahora que el país arde en llamas, y sobre todo en miedo (esa “percepción”), Chiapas es una de las entidades más pacíficas. Dicho de otro modo, la desesperada “guerra” gubernamental contra el crimen organizado, beligerante y bien armado, no se libra en Chiapas, porque allí sí hay gobierno en las comunidades. Donde están los municipios autónomos y sus “áreas de influencia” hay muchas cosas, pero no crimen organizado.
Gracias a los zapatistas, en esos territorios sí hay leyes, y se cumplen, aunque los tres poderes de la Unión y los partidos políticos traicionen su palabra siempre que les es necesario. La construcción de la autonomía de los pueblos generó cambios significativos en educación, salud, participación política, organización colectiva. Esfuerzo que no sería posible sin la constancia de las tropas del Ejército Zapatista de Liberación Nacional.
Gracias a los zapatistas, escritores, pensadores, dirigentes, artistas, fortalecieron la base intelectual de sus posiciones políticas y éticas en América y Europa. La crítica, y de ahí las resistencias contra la nueva etapa del capitalismo y el imperialismo, el neoliberalismo en la era de la globalización, encontró en los zapatistas el impulso definitivo, cuyo pensamiento para la acción se ha desarrollado y elaborado en los escritos del subcomandante Marcos y en las entrevistas más reflexivas de las decenas, quizá cientos, que después de 1994 le hicieron investigadores, periodistas y escritores del mundo.
Las grandes movilizaciones contra el comercio mundial hace una década supieron aprovechar no sólo el mensaje, también la experiencia, en lo que hoy se llaman redes sociales. Los actos y encuentros zapatistas inspiran actos, encuentros, organizaciones y luchas alrededor del mundo. Vamos, gracias a los zapatistas, bandas súper potentes del rock mundial encontraron nuevas cosas gruesas que cantar.
La palabra recuperó su condición de verdad, que la práctica política le había arrebatado en México. Y así como su voz es un arma, un escudo, una fuente, los zapatistas también han enseñado el significado del silencio.


video

7.5.10

3 y 4 de mayo 2010: solidaridad y rebeldía






México D.F 3 de mayo 2010

Declaración política del 3 y 4 de mayo de 2010

Nos hemos convocado en éste Zócalo y en muchas otras plazas y rincones de México, los adherentes de la Otra Campaña, comprometidos con lo planteado en la VI Declaración de Selva Lacandona. Al asumirnos como compañeros adquirimos el compromiso ético y político de no dejarnos solos, si nos tocan a uno, nos tocan a todos, la promesa de no olvidarnos de nuestros presos, nuestros desaparecidos y nuestros muertos.

Hace cuatro años el Gobierno Federal panista en coordinación con el gobierno priísta del Estado de México y el Gobierno municipal perredista de Texcoco, planearon una celada para golpear el recorrido, la fuerza y la organización de la Otra Campaña. A partir de la detención de nuestros compañeros de la Otra Campaña, en San Salvador Atenco, se han realizado múltiples esfuerzos en México y en el mundo por la libertad de nuestros compañeros.

Para el mal gobierno no existen presos políticos solo presos comunes. Y como se observó en la reunión del Foro Nacional contra la represión del 10 de junio de 2007: la ruta crítica seguida por el gobierno mexicano es una: campaña de desinformación y desprestigio; de propaganda mediática de criminalización, es decir, su fin es presentar ante la opinión pública a un movimiento como si fuera una banda de criminales; generar un clima de terror con movimientos de las fuerzas policíacas y militares, con declaraciones de amenazas por parte de gobernantes, funcionarios y la clase política; con persecuciones selectivas; golpes de prueba que revelen la capacidad y forma de respuesta del movimiento social; golpe contundente; detenciones, encarcelamientos, asesinatos; manipulación del sistema judicial; y campañas de desinformación. A nuestros compañeros de la Otra Campaña, se les ha detenido por defender sus tierras, sus derechos laborales, su patrimonio, del despojo de los grandes capitalistas globales, por defender sus derechos y sus reivindicaciones sociales en contra de la explotación irracional a los que son sometidos, es decir, forman parte de la lucha anticapitalista a la que nos convoca la VI Declaración de la Selva Lacandona. Por ello para el mal gobierno, esas luchas significan una amenaza política y por ello las reprime y utiliza la justicia del Estado como una arma contra ellas. Nuestros presos políticos son la muestra de la naturaleza del mal Gobierno, pues nunca va aceptar el ejercicio pleno de las libertades políticas de los de abajo a la izquierda.

Estamos aquí para difundir y profundizar nuestra lucha desde abajo a la izquierda hasta liberar al último preso político. La lucha que hemos venido dando ha contribuido a la liberación de cientos de compañeros, sin embargo, todavía quedan muchos. Lograr la libertad de nuestros compañeros es solo una parte de nuestro trabajo, pues también apoyamos a las comunidades de bases de apoyo zapatistas y a los adherentes a la VI Declaración de la Selva Lacandona en Chiapas y de todo el país a resistir las agresiones del mal gobierno y sus aliados paramilitares, por ello seguiremos apoyando y participando en las caravanas nacionales e internacionales de observación y participando en las movilizaciones y acciones políticas de los miembros, colectivos y organizaciones de la Otra Campaña y de la zezta internacional.

La lucha anticapitalista a la que nos convoca VI Declaración de Selva Lacandona, propone construir un acuerdo político para construir un mundo en el que quepan muchos mundos, no el mundo globalizado que nos pretenden imponer. Como se afirmó en foro: Si estamos ante una estrategia nacional de represión, que se hace realidad en cada localidad (aunque no salga en los medios de comunicación); si estamos frente al terror tratando de hacerse cotidiano; si estamos frente a la desinformación y la manipulación mediáticas; si estamos frente a las violaciones más flagrantes de los derechos y libertades consagradas en la Constitución Mexicana; entonces debemos responder organizadamente para primero resistir, después detener y finalmente para hacer fracasar toda esa estrategia.

A tod@s nuestr@s compañer@s pres@s políticos les ratificamos, que no descansaremos hasta liberar a tod@s.

Por un mundo y un México sin presos políticos

Colectivos, Organizaciones e Individuos de la Otra Campaña
Campaña Primero Nuestrxs Presxs
Red Contra la Represión y por la Solidaridad (RvsR)



DECLARACIÓN DE LA CAMPAÑA PRIMERO NUESTRXS PRESXS
Y DE LA RED CONTRA LA REPRESIÓN
SOBRE LA AGRESIÓN A LA KARAVANA DE SOLIDARIDAD EN OAXACA
(3 Y 4 DE MAYO DE 2010)

Este 3 y 4 de mayo que estamos en esta plaza central de México demandando la inmediata libertad de nuestros compañeros presos políticos de la Otra Campaña, queremos rendir homenaje a dos compañeros adherentes a la VI declaración de la Selva Lacandona asesinados por las balas del sátrapa Ulises Ruiz disparadas por los paramilitares de la Ubisort a su servicio: BEATRIZ ALBERTA CARIÑO TRUJILLO Y JYRI JAAKKOLA.

BETY CARIÑO, dirigente de CACTUS y adherente a la VI DSL, persona muy querida por todos aquellos que la conocimos y de los que trabajaron con ella. Mujer de firmes principios a favor de los desposeídos, promotora de proyectos a favor de las comunidades indígenas y campesinas de México, defensora de los derechos humanos. Su asesinato nos muestra el terror que es para los de arriba, la solidaridad desde abajo, desde las comunidades con las comunidades, de los pueblos con los pueblos, la solidaridad que no pide nada a cambio, que no llega para recoger votos, que no ofrece su apoyo a cambio de credencial de elector. Desgraciadamente hoy las balas asesinas nos arrancaron a una MUJER de excepción, pero ella está entre nosotros y seguirá presente en nuestra lucha, en nuestro pueblo.

JYRI JAAKKOLA, miembro de la organización Uusi Tuuli (Viento Nuevo) de Finlandia, internacionalista, adherente a la VI DSL. Observador de los derechos humanos, comprometido con la justicia para los que menos tienen. Cayó y su asesinato muestra la gran descomposición del régimen político mexicano. Lo hecho por el gobierno de Ulises Ruiz al asesinar a un internacionalista y agredir a una caravana conformada por luchadores sociales y periodistas muestra hasta donde están dispuestos a llegar los gobiernos estatal y municipal, con la complicidad del federal, Muestra que en México, y e este caso en Oaxaca, las garantías y los derechos constitucionales son letra muerta. Que la ley de selva es la que predomina y que sus engendros han acumulado tal cantidad de poder, balas (por medio del dinero público, el alcohol y las drogas) que no podían (no querían) mandar a sus policías de élite, ni al ejército por temor a que los agredieran y hubiera mas muertos, esta vez de ellos.

La solidaridad internacionalista, entre nuestros pueblos, no será detenida por esta agresión, ni por las estúpidas declaraciones de Ulises Ruiz solicitando la deportación de quienes llegan a México en misiones humanitarias o para hacer patente su solidaridad.

La lucha de nuestros pueblos no distingue fronteras, es una sola, la misma en todos lados: la lucha por un mundo en donde quepan muchas mundos.

A ellos nuestro cariño y respeto, al sátrapa nuestro repudio y la certeza de que llegará el momento en que se aplicara la Justicia, no la de la impunidad de los magistrados a modo, no la justicia que tiene precio y la compran los del dinero, sino la del Pueblo, que en breve habrá de tomar los destinos del país.

Tenemos memoria, nunca les olvidaremos y tengan la seguridad de que llegará el momento, que por cierto no tardará mucho, en que habremos de cobrarles las cuentas de loa agravios a esos miserables, a los que hoy se llenan las manos de sangre, a los que despojan, explotan y secuestran a los pueblos indios y a los pobres de las ciudades y del campo.

No demandamos nada a las “autoridades”, ya que ellas son las que ordenaron la ejecución de este hecho de barbarie, o quedaron en silencio mientras nuestros compañeros morían, o se escondían heridos para no ser victimados por la banda paramilitar. A ellos nuestro desprecio, a nuestros compañeros y a los compañeros que sufrieron esta agresión nuestra solidaridad.

Bety, Jyri, Presentes



BOLETÍN DE PRENSA

Plantón en el zócalo de la ciudad de México por la liberación de los 35 presos y presas políticas de La Otra Campaña

En el marco de las actividades entorno al cuarto aniversario de la represión en San Salvador Atenco, que mantiene en prisión política a 12 integrantes de Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra (FPDT), arribaron al Zócalo capitalino cientos de campesinos, trabajadores, indígenas, estudiantes y activistas de La Otra Campaña, “para difundir y profundizar nuestra lucha de abajo y a la izquierda hasta liberar hasta al último preso político”.

Hasta el momento La Otra Campaña contabiliza 35 presos políticos distribuidos en las cárceles de Campeche, Chiapas, Estado de México, DF, Guerrero, Nayarit y Oaxaca. Por ellas y ellos se levantó la voz en el centro de la ciudad de México. Por ellas y ellas arribaron delegaciones de 13 estados de la República (Oaxaca, Morelos, Campeche, Guerrero, Chiapas, Estado de México, DF, Tamaulipas, Coahuila, Puebla, San Luis Portosí, Durango y Tlaxcala), quienes desde el mediodía compartieron experiencias de lucha y organización en sus respectivos lugares.

El evento se realizó en una carpa de espaldas al Palacio Nacional, en un zócalo repleto de protestas procedentes de muchas partes del país. Carmen Jiménez Díaz, de la comunidad indígena de Mitzitón, Chiapas, fue la encargada de leer la declaración política inaugural, en la que se recordó que “hace cuatro años el gobierno federal panista en coordinación con el gobierno priísta del Estado de México y el gobierno municipal perredista de Texcoco, planearon una celada para golpear el recorrido, la fuerza y la organización de La Otra Campaña”. A partir de ese momento, indicó Jiménez Díaz, “se han realizado múltiples esfuerzos en México y en el mundo por la libertad de nuestros compañeros”.

Italia Méndez y Norma Jiménez, expresas políticas e integrantes de la Campaña contra la tortura sexual, a nombre de los colectivos, organizaciones y adherentes individuales de La Otra Campaña, se refirieron a las provocaciones y agresiones que utilizando a sus fuerzas policíacas y al grupo paramilitar Opddic (Organización para la defensa de los derechos indígenas y campesinos) han realizado los gobiernos federal, estatal y municipal contra las bases de apoyo zapatistas en las comunidades de Bolon Ajaw, Laguna de San Pedro y en el poblado de Santo Domingo, Casa Blanca.

Italia y Norma denunciaron el secuestro de Francisco de Asís Verdía, presidente de bienes comunales de Santa María Ostula, Michoacán; la desaparición de Virgilio Noel Mundo en el Distrito Federal; el homicidio de María Fernanda, trabajadora sexual independiente en la calzada de Tlalpan; y las amenazas en contra de los compañeros que se oponen a la construcción de la presa La Parota, en Guerrero; así como las agresiones contra indígenas de la Sierra y Montaña del mismo estado.

En el acto fue de particular trascendencia la intervención de Omar Esparza, esposo de Beatriz Cariño, asesinada junto con Yyri Jallola, de Finlandia, el pasado 27 de abril, cuando fue sorprendida a balazos la caravana de solidaridad que se dirigía al municipio autónomo de San Juan Copala, Oaxaca. Esparza, integrante de Cactus, organización adherente a La Otra Campaña a la que también pertenecía la compañera Beatriz, responsabilizó directamente a grupos paramilitares de la organización priísta Ubisort y exigió castigo a los asesinos solapados por el gobierno de Ulises Ruiz y entrenados por el ejército.

Música, danzas, perfomance y otras expresiones artísticas acompañaron una emotiva tarde de lucha por la libertad de todos los presos políticos del país en el primer día de actividades de esta jornada por un mundo y un México sin presos políticos. El evento fue transmitido en vivo a través de Regeneración Radio.

Atentamente

Colectivos, Organizaciones e individuos de La Otra Campaña

Campaña Primero Nuestrxs Presxs

Red Contra la Represión y la Solidaridad